Miércoles, 20 de Noviembre de 2019
Cultura Región

SAN LUCAS

Gregorio Méndez Ábalos de Caichoca en la Guerra de la Independencia

832
Gregorio Méndez Ábalos de Caichoca en la Guerra de la Independencia
Ing. Hugo Canedo Gutiérrez

A veinte kilómetros San Lucas de Payacollo, sobre el río del mismo nombre, se encuentra el sector de Caichoca y siguiendo su curso en dirección norte, se llega a la comunidad de Uruchini, luego a la localidad de Turuchipa y de allí al cerro de Oroncota a orillas del Pilcumayu. En la campaña de las guerrillas, los patriotas anduvieron por estos lugares al igual que las fuerzas del rey, donde se sucedieron reñidos combates.

En Caichoca, vivía don Gregorio Méndez, vecino y amigo de don Alejo Cuiza Gómez; pues ellos tenían sus fundos agrícolas frente a frente en ambas márgenes del rio; la de don Alejo “Torre Molino” y de don Gregorio “Melón Pampa”.

Don Gregorio nació a las riberas del rio de San Lucas, fueron sus padres don Diego Méndez y doña María Ábalos, se casó con doña Teodora Ortega; tuvo por hijos a Fernanda y Juan de Dios.

En la iglesia de San Lucas de Payacollo, se encuentra inscrita la partida del enlace matrimonial del hijo mayor de don Gregorio.

“Juan de Dios Méndez Español soltero con María Dorado Española. En el año del Sor. De mil setecientos noventa y ocho en esta Santa Iglesia de San Lucas en veinte y cuatro días del mes de agosto: Yo el Teniente de Cura, habiéndose publicado las tres proclamas, la primera el día de la Asunta, la segunda el domingo siguiente y la tercera el día de San Bartolomé, y no habiendo resultado impedimento alguno casé y uní solemnemente en matrimonio por palabras de presente habiendo ellos ambos antes expresado su mutuo consentimiento a Juan de Dios Méndez Español Soltero hijo legítimo de Dn. Gregorio Méndez y Teodora Ortega Españoles de Caichoca con María Dorado Española soltera hija legítima de Dn. Matías Dorado y Pascuala Camargo del anexo de Uruchini, presentaron por testigos de su libertad a Blas Gómez hijo de Tomas Gómez, Dionicio Anachuri hijo de Silvestre Anachuri y después los bendije en la celebración de la Misa según el Rito de N. Sta. M. la Iglesia. Y para que conste lo firme. Diego José de la Reynaga”. (ABAS. PM. Iglesia de San Lucas de Payacollo. Libro de 1786-1806. Pág. 111 v.)

La familia, dedicada a las actividades agrícolas, gozaban de muy buenos terrenos y sobre todo de recursos hídricos permanentes, por lo que su condición económica era expectable. Ellos muy identificados con la población de su entorno, sobre todo con los originarios y desde luego con sus vecinos pequeños hacendados.

Hasta 1809, la vida para ellos transcurría con la normalidad de las actividades agropecuarias, dedicándose por entero a ellas; la comercialización de sus productos los transportaba por San Lucas y por supuesto a la cercana ciudad de Potosí.

Las noticias del 25 de mayo de 1809 se difundieron rápidamente por el territorio de Charcas. Anoticiados los vecinos de San Lucas, sin duda que lo comentaron y tuvo cada quien sus reflexiones y definiciones.

Muchos fueron los hombres y mujeres de Charcas que se plegaron a las fuerzas militares del sur; lamentablemente en las tres oportunidades que llegaron solo tuvieron fracasos; ante esa frustración, sus moradores buscaron la manera de continuar con la lucha de emancipación y optaron por organizarse en grupos de lucha armada, pues, la guerrilla era una buena opción para enfrentar al poder real.

Por el sector de San Lucas, también lo hicieron y en poco tiempo se convirtió en la más asediada, de allí se movilizaban los caudillos junto a sus combatientes originarios de los ayllus de Quillacas y Asanaques, que conjuntamente sus Caciques-Gobernadores se desplazaban por el territorio de Pilaya y Pazpaya y la Provincia de Porco dando lucha tenaz al enemigo. Estos valientes hombres rurales, eran conducidos por los caudillos Méndez, Fuentes, Fernández, Cuiza, Palacios, Martínez y Otros.

Fue, por la localidad de Calcha en proximidades de Vitichi donde los guerrilleros se habían movilizado hostigando al enemigo; apareció el coronel Juan Baptista Baspineiro con una fuerza de dos compañías de Chichas y 80 hombres de las milicias de Vitichi; se enfrentaron con los patriotas a las dos de la mañana del 3 de Julio de 1816. El comandante en su parte de guerra remarcaba que los insurgentes “al mando de los caudillos Ignacio Fuentes y Gregorio Méndez, ambos vecinos de San Lucas, montados 40 hombre y de fusil y cientos de garrotes”. (Gaceta de Lima. 24 de agosto 1816. f. 57).

Fueron en muchos combates en los que participo don Gregorio junto a los caudillos sanluqueños, mostrando valentía y perseverancia en los enfrentamientos contra los enemigos.

Despues de años de lucha, a partir de 1817 las guerrillas declinaron en su accionar, fueron varias las causas, como la muerte de varios caudillos de Charcas y la formación de tropas que, el general San Martin priorizo para el cruce de los Andes e igualmente la pérdida del general Güemes comandante de las tropas del norte; sin embargo, muchos guerrilleros de los Andes se incorporaron a las fuerzas libertarias del general San Martin. Por esos años, el comandante en jefe del ejército español en Charcas, hizo un llamado a los insurgentes para que se acojan a “la gracia del indulto”.

De esa manera, pacificada la Audiencia de Charcas, permitió a los sanluqueños que fueron combatientes volver a sus actividades particulares. En San Lucas tuvo que suceder similar decisión de deponer las armas y retornar a sus faenas agrícolas.

Don Gregorio, después de años de haber liderizado la guerrilla en Cinti, vuelve a su hacienda en Caichoca, incorporándose a su familia y retomar su actividad agrícola. Por el año de 1827, en merito a sus bondades de cooperar a la gente, firma “Una escritura de fianza de la cantidad de 2.000 pesos con todo el valor de mis indicadas posiciones y molinos denominados Capellani a favor de don Gavino Terán sobre el Ramo de Tributos que como Gobernador nombrado de esta provincia se le exige por la ley presente la correspondiente fianza”. (ABNB. NFPC. 1912-1913. 6 de diciembre de 1827).

Corría el año de 1836, don Gregorio previsor en sus determinaciones, suscribe su testamento y última voluntad y lo hace en su hacienda “Declaro que poseo las fincas nombradas Capellani y Pucacancha cuyos títulos de dominio y propiedad coexisten en mi propiedad”, mencionaba a sus hijos Fernanda y “Juan de Dios falleció: dejo dos hijos Mariano y Agustín”, e igualmente de su nieta Melchora, sus bisnietos Bernabé y Juana; hacia constar que por fallecimiento de su esposa Teodora Ortega, contrajo segundas nupcias con Josefa Obrego, nombraba por albaceas a don José Reymundo Ochoa y a su nieto Mariano, finalmente decía que “por no saber firmar rogué a uno de los testigos lo hiciere por mi en esta hacienda de Capellani partido de Caichoca, cantón de San Lucas provincia de Cinti hoy dos de septiembre del año de 1836”. (ABNB. EXP-CAM 174).

La familia Méndez de las riberas del río de San Lucas en el sector de Caichoca y hacienda de Melón Pampa, continuó con su vida rural y a través del tiempo hubo descendencia; hoy aún vive don Hermógenes Méndez Cuiza de 90 años de edad, descendiente de don Gregorio Méndez y don Alejo Cuiza Gómez, ambos guerrilleros de la independencia.

En el año 2017, el honorable Concejo Municipal de San Lucas, en justo homenaje a don Víctor Méndez Cuiza, a través de una ordenanza municipal, le rindió homenaje como a descendiente de los guerrilleros Méndez-Cuiza y por sus 97 años de edad como vecino de San Lucas.

Te puede interesar

Más leídas [Últimos 10 días]
Clima